Conferencia de Ignacio Tomichá sobre la situación del idioma Chiquitano de Bolivia: la variante del territorio Monkox

Los invitamos a escuchar a Ignacio Tomichá, quien es educador, hablante y profesor del idioma Chiquitano, la cuarta lengua con mayor densidad de hablantes vivos en Bolivia, después del Aymara, Quechua y Guaraní.

Cabe mencionar que el chiquitanochiquito o besɨro es una lengua indígena, originaria de los Llanos de Chiquitos y el Chaco boliviano y hablada actualmente por los chiquitanos en las provincias de Ñuflo de ChávezVelascoSandovalBuschIchilo y Chiquitos del departamento de Santa CruzIténez del departamento de Beni y en algunos municipios brasileños.

En su ponencia nos da a conocer los avances y hallazgos preliminares de su último estudio sobre una de las variantes lingüísticas del idioma Chiquitano, en este caso la del territorio Monkox, como le llaman en Lomerío.

Esta conferencia se presentó en el III Congreso de Memoria Oral y Voces de América, en la cual participó Ignacio contribuyendo al diálogo en torno a la riqueza de la memoria, las lenguas, la cultura y las diversas voces de América. Ignacio es un investigador prometedor de las tierras chiquitanas, quien viene trabajando en la divulgación, preservación y transferencia del idioma, desde su rol como hablante, educador e investigador del idioma y la cultura de esta variante cultural del pueblo Chiquitano, como es el Monkox Chiquitano de San Antonio de Lomerío.

Su conferencia se titula: Situación del idioma besɨro, base para la autonomía indígena de San Antonio de Lomerío

Un balance del congreso internacional MOVA: Memoria Oral y Voces de América celebrado en la Universidad de Salamanca (España) los días 27 y 28 de julio de 2023

Por: Julio Alonso Arévalo: escritor y bibliotecólogo, facultad de Traducción y Documentación, Universidad de Salamanca

Durante estos días en el III Congreso MOVA “Memoria Oral y Voces de América” celebrado en Salamanca (España) los días 27 y 28 de julio de 2023, fundado por la filóloga, poeta y notable catedrática boliviana radicada en Salamanca, hemos tenido el privilegio de sumergirnos en las ricas y diversas narrativas, escuchando las voces que han moldeado nuestra historia y han tejido las relaciones de nuestras culturas comunes al uno y otro lado del océano Atlántico. Aún hoy en muchas culturas indígenas de América, la transmisión de conocimientos, mitos, leyendas, historias y sabiduría se ha llevado a cabo a lo largo de generaciones mediante la narración oral.

Estas voces de América, transmitidas de boca en boca, han sido fundamentales y son hoy en día invaluables para preservar la identidad cultural y la cosmovisión de los pueblos. Sin embargo, con el paso del tiempo y la influencia de factores externos, como la globalización, la colonización y el cambio cultural, la tradición oral de muchas comunidades se está enfrentado a importantes desafíos en todo lo relativa a la salvaguarda del este patrimonio intangible como son las voces de América.

Cabe destacar en el mismo la participación de 28 especialistas de más de 20 nacionalidades. El aporte de autores e investigadores de Bolivia ha destacado en cuanto a el numero de sus voces y la calidad del contenido aportado, desde la propia coordinadora e impulsora del evento, mi compañera de trabajo y cotidianeidad Claudia Vaca, siempre lúcida en sus aportaciones y opiniones a lo largo del evento, como los invitados, tanto presenciales como no presenciales.

Merece la pena poner de relieve la intervención de la poeta, publicista y guionista Patricia Gutiérrez Paz con una muy oportuna intervención bajo el sugerente título “Los agujeros de la memoria“, una expresión metafórica que se utiliza para describir las lagunas o vacíos en la memoria de una persona o de una sociedad en relación con eventos, experiencias o información específica. Estos agujeros pueden surgir por diversas razones y pueden ser temporales o permanentes. Su intervención en la apertura de la sesión del segundo día impulsó el tono de esta jornada desde el minuto uno, Patricia a partir de su libro “Memorias de un Iphone” (2021), destacó la importancia de la memoria individual como un reto ante el yo colectivo y un mundo de redes sociales, que desató un intenso y apasionado debate entre los asistentes y participantes.

Homero Carvalho y Gigia Talarico, nos propiciaron una visión rica sobre los “Poetas del Mar Interior de América”, un término que se utiliza para referirse a un grupo de escritores y poetas latinoamericanos que surgieron durante el siglo XX y que compartían una fuerte conexión con la región de América Central, específicamente con los países que bordean el Mar Caribe, conocido también como el “Mar Interior de América”, trajeron el mar de américa a Salamanca; cuyo origen se vincula a la rica tradición cultural y literaria de la región, que se ha visto influenciada por diversas corrientes artísticas y corrientes migratorias a lo largo de la historia. Además, el origen de estos poetas se encuentra en la rica tradición cultural y literaria de la región, que ha sido influenciada por diversas corrientes artísticas y corrientes migratorias a lo largo de la historia.

La historiadora boliviana Paula Peña, cuyas investigaciones han permitido conocer la profundidad de una Bolivia poco visibilizada mundialmente, en su conferencia puso de relieve la importancia de los museos para la preservación, exhibición y transmisión del conocimiento histórico en Bolivia, y como estos museos, desempeñan un papel crucial en la educación y la preservación del patrimonio histórico y cultural de Bolivia, la divulgación de las diversas formas de ser y vivir del boliviano, el integrar esa totalidad en el inmenso abanico de diversidad que contiene a todo un país. Paula enfatizó que los museos y talleres de historia oral proporcionan una visión enriquecedora de la historia del país, incluyendo las voces ciudadanas, ayudando a los visitantes a comprender mejor la evolución y la identidad de Bolivia a lo largo del tiempo y en sus diversas zonas.

Igualmente, el editor Alfonso Cortez, reconocido en España por la calidad literaria y producción editorial que contribuye a la educación, junto a Santillana Bolivia. El trabajo de editor, escritor y gestor de Alfonso ha traspasado las fronteras bolivianas, la calidad de sus contenidos tanto desde el punto de vista formal como por la amplitud de sus contenidos a través del Grupo editorial “La Hoguera”. Alfonso nos presentó su obra “Diario de pandemia” que describe su visión personal de un año único en la historia de la Humanidad, haciendo un registro de sus experiencias, desde las experiencias propias hasta el interés colectivo, texto como el mismo dice “narrados a través de los sentidos de quien estuvo atento durante este tiempo convulso”, este libro de Alfonso me permitió sentir y vivir situaciones adversas en un país convulso desde antes de la pandemia, y la agudización de esa convulsión durante la pandemia, la pluma de Alfonso es universal, permite conocer la Bolivia y Latinoamérica profunda, sentir las pérdidas y también lo que ganamos los ciudadanos de este mundo en fortaleza y solidaridad.

Edgar Lora, pedagogo y escritor  de Santa Cruz de la Sierra, es reconocido por su obra inmensa en literatura, educación y cultura boliviana, él de alguna manera representa a “Bolivia en la sistematización y documentación del Patrimonio literario boliviano”, en la Biblioteca de la Universidad de Salamanca contamos con sus contribuciones que son fundamentales para los estudios de Bolivia y de la literatura boliviana que ha sido moldeada por diversas influencias culturales y sociales, lo que ha dado lugar a una amplia variedad de estilos y temáticas, obras que él ha acompañado en sus procesos de edición, divulgación, análisis.

La obra de la recolectora de leyendas y escritora de literatura infantil y juvenil, Liliana de la Quintana, fue también muy referenciada entre el público asistente presencial y virtualmente, sin duda, el reconocimiento que hacemos desde la Universidad de Salamanca, es simplemente un gesto de gratitud y una invitación a seguir cultivando los lazos transoceánicos desde la riqueza de la cultura, educación y literatura de Bolivia para el mundo, que la filóloga y mi compañera de trabajo cotidiano, Claudia Vaca, ha sabido visibilizar y poner en valor, para que el mundo mire desde otro lugar y con ojos de respeto y admiración.

El trabajo de Casa Carmencita, presentado por la poeta y violinista Lucía Carvalho es una muestra de la capacidad de autogestión y conciencia del patrimonio cultural que existe en Bolivia, las generaciones jóvenes están atentas y despiertas para proteger, salvaguardar la riqueza de la memoria arquitectónica e histórica que este espacio implica para la sociedad boliviana, la descripción y reflexión presentada por la escritora Lucía nos adentra en las actividades culturales, en la recuperación simbólica y material de este espacio cultural, de los pocos que quedan en el centro histórico de Santa Cruz de la Sierra, Bolivia.

En general, podemos decir, que el congreso fue  un espacio para celebrar y valorar la riqueza de nuestra memoria colectiva, que nos conecta a nuestro pasado y nos impulsa hacia el futuro. Nos ha recordado la importancia de preservar y proteger estas voces, de escucharnos y vincularnos desde lo que nos engrandece, para que nunca se pierdan en el viento del olvido las voces diversas de América, desde el corazón, que es Bolivia y las memorias distintas, desde disciplinas y áreas del conocimiento que documentan y sistematizan con recursos tecnológicos, científicos accesibles hoy por hoy.

Como espacio de documentación y biblioteca, como institución cultural y educativa, como Universidad de Salamanca, no me queda más que agradecer a todos los ponentes y participantes por compartir su conocimiento y pasión con nosotros. Sus investigaciones y reflexiones han enriquecido nuestra comprensión de la memoria oral y su impacto en la construcción de nuestra identidad como común humanidad en este tiempo y lugar que llamamos planeta tierra y desde donde cada país, ciudad, persona, ser humano aporta con sus acciones, su memoria , su palabra, su voz.

Escuchando a la Profesora Olga Bress, de Roboré de Chiquitos

 

Empezamos esta serie de entrevistas en la que podrán conocer a profesoras, profesores, gestoras y gestores culturales, artesanas y artesanos, músicos, artistas, ciudadanos relacionados con la educación y la cultura en Bolivia.

La primera de la serie es un acercamiento a la vida y desafíos de la profesora Olga Bress, desde su propia voz y memoria, desde sus propios recuerdos hilvanados con alegría y duelo sentido por colegas y amistades que han fallecido.

Actualmente ella sigue en su labor de profesora, abatida muchas veces por la burocracia del sistema educativo y las transiciones políticas que impactan el bienestar.

Es notable la dedicación de más de 43 años al servicio de la educación y la cultura de su pueblo, la fortaleza y templanza para acompañar el desarrollo educativo de muchas generaciones de niñas, niños, jóvenes.

Se destaca su perseverancia para actualizarse con las diversas corrientes pedagógicas, didácticas; mediante diplomados, licenciatura, siempre impulsada por el amor al conocimiento, con una actitud de aprendizaje que la caracteriza como profesora de vocación.

El estilo reflexivo y benevolente caracteriza su memoria, su habla y su voz.

Disfruten y compartan esta valiosa vida relatada en tres momentos.

La cosecha del III Congreso MOVA: memoria oral y voces de América

El congreso MOVA (Memoria Oral y Voces de América) es resultado de los estudios doctorales en Educación Intercultural y Cultura digital de la filóloga y fundadora de Profes fuera de la caja: Claudia Vaca

El #MOVA nace en el seno de la Dirección de Cultura gracias a las gestoras culturales Sandra Salazar y la Sra. Gloria Varela Betancur el año 2020.

Este 2023 fue posible gracias a la acogida del Instituto de Iberoamerica de la Universidad de Salamanca, y al trabajo coordinado que hicieron entre 4 personas: Claudia Vaca, Julio Alonso Arevalo, Veranika Lis y Héctor Sevillano.

El apoyo institucional y de respaldo académico lo dieron la red educativa Profes fuera de la caja, la Universidad de Salamanca junto a la Dirección de Investigación UCSC y el doctorado en Educación en consorcio de la Universidad Católica de la Santísima Concepción de Chile, Universidad Católica del Maule, Universidad Católica de Temuco y la Universidad del Bío Bío, así como el Museo de Historia de la UAGRM de Bolivia.

Los conferencistas de distintos países y áreas del conocimiento donaron su tiempo de vida, sus conocimientos, reflexiones, análisis y estudios. La unión coordinada de muchas voces, voluntades, esfuerzos y talentos hizo posible un III congreso sólido y nutrido en diálogo interdisciplinario sobre temas relacionados con los retos para las humanidades digitales, la documentación, la literatura, la educación, la interculturalidad, el conocimiento y la vida humana en el planeta tierra.

La unión coordinada de muchas voces, voluntades, esfuerzos y talentos hizo posible un III congreso sólido y nutrido en diálogo interdisciplinario sobre temas relacionados con los retos para la humanidad, se plantearon problemáticas y soluciones viables desde América del Sur, Centro América e Iberoamérica.

Las disciplinas dialogantes y disruptivas fueron la cultura, la educación, la política, las tecnologías, la historia, los derechos culturales, educativos, laborales, derechos de la niñez, la interculturalidad mediada por tecnologías, la literatura como patrimonio cultural, la oralidad y el patrimonio intangible, la riqueza de los rituales y el folklore, los intersticios de las voces y memorias de diversas poblaciones, de la niñez, la pobreza y la riqueza de la humanidad.

Aquí les dejamos algunas fotos tomadas por Veranika Lis, durante los 2 días intensos del congreso.

Los expositores del III Congreso MOVA: Memoria oral y voces de América

Fechas del congreso y los organizadores

Este 27 y 28 de julio del 2023 de 9:00 a 13.00 hrs. de España, el equipo de Profes fuera de la caja junto al Instituto de Iberoamérica de la Universidad de Salamanca, la Dirección de Investigación UCSCDoctorado en Educación en consorcio UCSC-UCM-UCT-U del Bío Bío y el Museo de Historia de la UAGRM, organizan el tercer congreso MOVA: Memoria oral y voces de América. La coordinación y moderación de las mesas estará a cargo del bibliotecólogo Julio Alonso Arévalo y la Filóloga Claudia Vaca.

Dónde será el congreso y cómo asistir

Este año el congreso será en formato híbrido, esto significa que habrá expositores y público presenciales en el aula 2.2 del Instituto de Iberoamérica de la Universidad de Salamanca y expositores y público online. Quienes quieran conectarse como asistentes lo podrán hacer desde este link  https://l1nq.com/I5Ntn


El congreso quedará grabado en las plataformas institucionales y repositorio cultural-educativo de la red Profes fuera de la caja y desde allí se podrá compartir y volver a mirar, para quienes no puedan conectarse por la diferencia horaria.

Orígenes y estética ontológica del afiche del III Congreso MOVA

El arte del afiche es de la diseñadora y comunicadora boliviana Daniela Bolívar y dialoga con la estética raída de las voces y la memoria, como papeles gastados de la memoria oral y documentos orales arrugados por la desidia de diversas instancias políticas e históricas, el arte del 2023 representa a los escritos y cantos de América.

Todo este concepto ontológico y cultural es trabajo colaborativo y de pura voluntad de Veranika Lis a quien le agradecemos por su tiempo y compromiso con el MOVA 2023. A partir del hilo temático de las ponencias y trayectorias de los expositores de este año se configuró toda la línea gráfica, temática y sonora que podrán disfrutar durante dos días.

El afiche está basado en la fotografía de la pintura rupestre de Santiago de Chiquitos, en Bolivia. El concepto del afiche del MOVA 2023 gira en torno a la memoria diluida, la memoria como collage de lenguas diversas, voces disciplinarias, estéticas de los pueblos amazónicos y andinos confluyendo, esa estética borrosa que busca recuperarse en archivos orales, archivos escritos, hemerografía y documentación que sobrevive, como la memoria oral que vive sobre la vida y la muerte, sobre lo nítido y lo arrugado de las existencias.

Los expositores del 2023

A continuación les presentamos a los expositores, sus ponencias y perfiles de cada uno, para que los vayan conociendo y explorando en la web.

El Congreso MOVA: Memoria Oral y Voces de América

Desde sus inicios el MOVA se ha caracterizado por la interdisciplinariedad y diversidad de voces y formatos en los cuales se expresan estas voces, pensamientos, realidades sociales, praxis pedagógicas, políticas, estéticas, filosóficas, literarias, lingüísticas, patrimoniales, etc. Cada expositor de distintas latitudes de América y de Iberoamérica expone en su idioma y comparte sus estudios, arte, hallazgos, reflexiones, han pasado en anteriores MOVA escritores como Liliana de la Quintana, Chary Elías Caurey, Gladys Mendía, Fanthy Velarde, Ignacio Tomichá, Luca Ciucci, Marcelo Careaga, entre tantos.

Los diálogos, las reflexiones y análisis que se realizan en cada MOVA forman parte del marco dialógico de investigaciones doctorales y postdoctorales con las que la filóloga Claudia Vaca va sistematizando sus estudios para divulgar y dar a conocer el vasto patrimonio y los diversos registros sonoros de América, junto a su director Marcelo Careaga Butter y su co director Luca Ciucci.

Gracias a las tecnologías de información y comunicación podemos volver a mirar, escuchar y disfrutar de estas voces.

Aquí les dejo la grabación del primer y segundo MOVA que hicimos con la Dirección de Cultura de la Universidad Católica de la Santísima Concepción-UCSC el año 2020 y el año 2021, junto a la gestora cultural Sandra Salazar.

Este año 2023 gracias al apoyo de la Universidad de Salamanca, junto a Profes Fuera de la Caja, Dirección de Investigación UCSC, Doctorado en Educación en consorcio UCSC-UCM-UCT-U del Bío Bío, Museo de Historia de la UAGRM, será híbrido desde la plataforma web de Profes fuera de la caja y presencial en el Instituto de Iberoamérica de la Universidad de Salamanca estaremos realizando el 3er MOVA, aquí pueden conocer un poco de lo que será este III MOVA 2023

La coordinación la hacen la filóloga y poeta Claudia Vaca junto al bibliotecólogo y divulgador cultural Julio Alonso Arévalo. Este año será en formato híbrido, habrá expositores presenciales en el aula 2.2 del Instituto de Iberoamérica de la Universidad de Salamanca y expositores online.

Quienes quieran conectarse como asistentes lo podrán hacer en este link https://l1nq.com/I5Ntn con desde el QR que aparece en el afiche.

Disfruten el I MOVA 2020

Disfruten el II MOVA 2021, que duró dos jornadas.

Trayectorias docentes en las trincheras de aprendizaje

En esta trinchera de aprendizaje podrán escuchar el diálogo de tres trayectorias, el camino recorrido por tres personas que profesan su vocación, su profesión desde el SER y desde sus acciones.

Ellas son: la comunicadora y co autora del manual didáctico Profes fuera de la caja, Daniela Bolivar, la Profesora Marcia Orellana y la Profesora Hilda Cuellar.

Ellas comparten su experiencia con la aplicación de las didácticas que propone la pedagogía fuera de la caja, para vivir la ciudad, su cultura, su ser y su creatividad.

Disfruten el diálogo propiciado por el equipo de Minkedu una plataforma creada en Bolivia y por bolivianos, una de las creadoras de esta plataforma educativa para profesores, madres, padres y estudiantes, es la educadora Janeth Mendoza., cuya plataforma participó en el Startup Weekend que se realizó en busca de soluciones que ayudarán con la coyuntura de la Covid-19 en varios ámbitos. 

Construyendo la museografía didáctico-pedagógica del Museo Arqueológico de Los Sotos en Roboré de Chiquitos, Bolivia

Estos son los inicios del camino hacia una museografía didáctico-pedagógica y de ecoturismo cultural sostenible. 

Les compartimos el trabajo audiovisual y fotográfico, así como de gestión del patrimonio arqueológico y natural de esta zona de la ecorregión chiquitana de Bolivia, donde participaron habitantes de la comunidad de Los Sotos y miembros del movimiento en defensa del valle Tucabaca, el trabajo fue coordinado por el equipo de Turismo Chiquitano que dirige el ambientalista e ingeniero Eder Santibañez Flores.  

La importancia de los restos arqueológicos encontrados en el municipio de Roboré

El movimiento en defensa del valle Tucabaca de Chiquitos viene trabajando arduamente en la sistematización de datos y estudios in situ del vasto patrimonio arqueológico, natural y cultural del corazón del ecosistema vital de la Chiquitania, ubicado en las serranías de Tucabaca.

Es esencial comprender algunos aspectos éticos del ecoturismo con respecto a la autogestión del patrimonio cultural y a algunos hallazgos arqueológicos, al respecto el Ing. Santibañez se refirió en el encuentro Bobikíxh del 2022, por si quieren profundizar aquí pueden mirar el minuto 3:20:28 “La importancia de los restos arqueológicos encontrados en el municipio de Roboré.” 

La investigación-acción y la gestión cultural del patrimonio

En coordinación con el arqueólogo Danilo Drakic, la comunidad de Los Sotos, ubicada en Roboré de Chiquitos, el equipo de Turismo Chiquitano viene trabajando con un enfoque de investigación-acción, educación para la gestión del patrimonio, la preservación, el resguardo y la divulgación sostenible del mismo, con un enfoque de ecoturismo cultural y pedagógico.

Este museo arqueológico de la comunidad de Los Sotos está creciendo y configurándose con la participación de la población. Es resultado del encuentro de tres tumbas de entierros humanos y es posible que en las investigaciones que se están realizando con el arqueólogo Danilo Drakic se sigan realizando más hallazgos, que están dispersos en el vasto territorio de la ecorregión, dada la forma nómada y recolectora de estos habitantes de hace más de 8500 años aproximadamente.

Los restos humanos encontrados estaban acompañados de restos de pigmentación, con la cual se hacía la pintura rupestre. Este hallazgo también da cuenta de las relaciones entre la vida de los habitantes y muestra trazos de la leyenda de Peabirú chiquitano

Una contribución para la construcción de pedagogías y museografías que acompañen este camino participativo del museo de Los Sotos

 

Pueden conversar en torno a este video, a partir de las siguientes preguntas:

a) ¿Cuáles son las evidencias del Peabirú Chiquitano (Ruta precolombina que unía el océano Pacífico con el Atlántico)?

b) ¿Cuál es la importancia del sudeste Chiquitano?

c) ¿Existieron civilizaciones más avanzadas de hace más de mil años por lo que hoy es nuestro municipio de Roboré?

d) ¿Quiénes fueron los que plasmaron su arte rupestre en el sudeste Chiquitano?

e) ¿Qué avances y conocimiento tenían los vivientes del sudeste Chiquitano hace mil años atrás?

Créditos del video

El expositor es Danilo Drakic, Arqueólogo de la Gobernación de Santa Cruz, Bolivia.

La voz de narrador es de Fredy Frías, locutor oriundo de Roboré.

La música de fondo es de Herland Burgos Justiniano, Tamborita de Calucha.

La toma de imágenes y edición es del Ing. Eder Santibañez, Turismo en la Chiquitania.

Reflexiones sobre el dolor, la enfermedad y la salud en contextos educativos

Retomando los diálogos en nuestro programa Jasayé, les contamos que hoy estuvimos con las Profesoras y Filósofas Carol Michelle Gainsborg Rivas y Ana María Lara López.
 
En esta oportunidad hilvanamos nuestras experiencias y reflexiones en torno a nuestra relación con el dolor, las enfermedades, la salud y la sanación, estos sustantivos y sus campos semánticos diversos, atraviesan el día a día del ser humano, lo hemos normalizado y estamos en un punto de inflexión como humanidad.
 
Nos referimos “La sociedad del cansancio”, el concepto acuñado por Byung-Chul Han, uno de los filósofos más influyentes de la actualidad. Según Byung-Chul Han, el exceso de positividad nos está conduciendo a una sociedad llena de individuos agotados, frustrados y deprimidos, enfermos mentalmente y que somatizan estas enfermedades en el cuerpo.
 
Como profesoras y conocedoras del dolor, el del cuerpo y el alma, también reflexionamos sobre los problemas y experiencias del profesorado y los estudiantes, en torno a esta sociedad del rendimiento, la cual está convirtiéndose paulatinamente en una sociedad del dopaje. Este dopaje es el que nos transforma en una máquina de rendimiento hiperactiva y constantemente ocupada, desprovista de tiempo libre. El cansancio y el agotamiento son excesivos.
 
Después de recorrer los problemas laborales y las crisis existenciales del dolor crónico, las diversas enfermedades, y cómo se mira todo ello en el sistema educativo y laboral, el ser mujer y menstruar, el dolor dentro de ese ciclo y la violencia experimentada en distintas realidades y continentes del planeta…nos acercamos a una invitación colectiva: mirar, atender y seguir creciendo en conciencia.
 
Como es costumbre en nuestro Jasayé, terminamos con más preguntas y dudas, que nos animan a seguir dialogando y cultivando el arte de la conversación desde la experiencia y las lecturas diversas que hacemos de libros y de la vida, para salir del miedo a expresar aquellos temas que atraviesan nuestra cotidianeidad y que damos por sentado.
 
Cerramos el Jasayé, enfatizando en la frase de la experta con el dolor y educadora madre: “Conversar y ser hospitalarios con el dolor” como dice Mamá Mú.
 
Pueden escuchar la conversación aquí:

Transiciones personales y colectivas

Este jasayé lo tejimos en torno a las identidades y la vida, junto a la Filósofa Ana María Lara, el comunicador social Pablo Más y el psicólogo José Riquelme.

Conversamos sobre el desarrollo identitario de las existencias humanas, las crisis y las transiciones personales, culturales que estamos experimentando en distintos niveles de la vida.

Reflexionamos sobre las necesidades y las oportunidades que implican construir la propia identidad, el valor de la individualidad (que no es lo mismo que individualismo) en este tiempo de cambios, después del cual ya nada volverá a ser como antes (la pandemia de esta primera parte del siglo XXI), y en el que debemos asumir la responsabilidad de reconfigurar los significados que han determinado nuestros comportamientos y nuestras comprensiones sobre “nosotros mismos” y la vida.

Disfruten este Jasayé para reflexionar sobre temas que nos atraviesan a todos y todas, para reflexionar nuestras infancias y cuidarlas, para tener algún día adultos con infancias sanas en sus memorias y en su día a día.

Habilidades educativas en el siglo XXI

En alianza con La Casa del Maestro del Grupo editorial La Hoguera, con la coordinación de la pedagoga Wendy Pérez y la red de colaboradores conferencistas de Profes fuera de la cada fue posible realizar este programa con especialistas en las temáticas elegidas.

Hace un par de años atrás se desarrolló este ciclo con el objetivo de aportar a la actualización docente en Bolivia, en relación a 5 habilidades educativas establecidas por la UNESCO (1990 y 2005) y por el PNUD (2000), en relación a los ODS 2030:
a) comunicación intercultural y diálogos para la diversidad cultural,
b) pensamiento crítico y participación ciudadana,
c) literacidad crítica y literacidad digital,
d) inteligencia emocional
e) autorregulación y autonomía del aprendizaje.

Aquí pueden escuchar una de las conferencias:

Comunicación para la vida

En este Jasayé que tiene como imágen destacada la ilustración de la talentosa pintora Isabella Suárez Barba, quien luego de escuchar las reflexiones del programa nos envió su obra de acuarela en blanco y negro, donde dialoga desde su pintura con el Jasayé, ilustra las raíces y ramas de alguna vida intentando ser, intentando vencer un encapsulado en un foco, la vida creciendo adentro y afuera de él: la comunicación y expresión libre.

El programa que escucharán se grabó en tiempos de pandemia covid19, el año 2020. Conversamos con Hernán Dinamarca autor de varios libros entre ellos «Ser o Perecer» y Mauricio Tolosa autor de varios libros entre ellos «Comunicología: de la aldea global a la comunidad global», sobre la comunicación en la vida, la memoria situada, los aspectos trascendentales y espirituales del sentido de poner en común nuestro pensamiento, sentimientos y emociones.

Indagamos desde la pregunta planteada por Ana María Lara, sobre las distintas dimensiones de la comunicación, los diversos repertorios culturales, la confusión entre las diversas técnicas y tecnologías de comunicación con el acto de comunicar  (poner en común, unir lo que nos hace uno, relacionarnos), la urgencia de desplazar el diálogo antropocéntrico con la vida, se planteó la propuesta de vincularnos desde otros lenguajes, con la vida (plantas, agua, tierra, aire, etc.) en su máxima expresión.

Hernán Dinamarca destacó aspectos de esta crisis comunicaciones y su relación con la crisis ambiental, invitó a establecer una nueva conexión con la red de la vida que es la naturaleza, refiriéndose a Capra

Reflexionamos sobre la enajenación e hiperconfianza de las redes sociales y el internet, la urgencia de la serenidad en nuestra relación con las tecnologías de comunicación, no dejar de privilegiar la voz humana, el contacto, el abrazo. Una invitación a releer La pregunta por la técnica, de Martin Heidegger

Ahondamos sobre la (in)capacidad humana de relacionarnos con la totalidad de la vida, las oportunidades que todavía tenemos para bajarle el volumen al antropocentrismo, para escuchar nuestra naturaleza biológica y recordar que podemos coexistir desde el respeto con la vida en este ecosistema planetario.

Aquí pueden escuchar las reflexiones y el diálogo sostenido.

 

Pedagogía de la ciudad

Los invitamos a escuchar el Jasayé número uno del 2023, conversamos junto a la filósofa Ana María Lara López sobre la Pedagogía de la ciudad, los desafíos de la ciudadanía, las rutas de la escuela a la casa y viceversa, el mapeo de la ruta sensorial entre la vida en ciudades agresivas y ciudades que todavía estamos soñando habitar.
 
El dialogo confluyó con la mente excepcional del historiador e investigador en urbanismo, habitabilidad y territorios Marcelo Mardones 
autor de libros como: Urbanismo y transporte público, la ciudad en movimiento, el Estado sobre ruedas, etc.
Los invitamos a escuchar el diálogo y a recorrer un poco del trabajo y los libros de nuestro invitado de lujo.
 

Domingo Ábrego Faldin: El promotor cultural y ayudante de profesor en las llanuras de Bolivia

Relatos y trayectorias de vida. “El buenagentismo y patronazgo ha llevado a la precarización de familias y abusos sistemáticos en el campo y las ciudades. La lucha para lograr derechos laborales para profesores y cultores sigue siendo un desafío enorme en Bolivia. Muchos están sin jubilación, sin acceso a servicios de salud digna. No se mueren, el sistema los mata, la estructura asesina a hombres y mujeres de bien.”
Domingo Ábrego con su libro Historia de la Unión de Grupos Culturales, publicado en Co autoría con Zenón Quiróz.
Domingo Ábrego, con su libro: Historia de la Unión de Grupos Culturales publicado en co autoría con el promotor cultural Zenón Quiróz.

Es conmovedor reconocer la tierra adentro que nos vio nacer, los lugares donde el «Estado» no llega porque no le interesa la vida, sabido es que el Estado es una empresa más, que tranza con otras empresas de izquierda a derecha y viceversa, liberales, socialistas, comunistas, etc. el negocio es el mismo, todos finalmente están al servicio de partidos politicos y leyes de moda, para que suceda la justicia de turno, con la cadena de valores vigentes, sabemos que el Estado se dedica a comerciar las necesidades de sus habitantes, como si fueran propias. Domingo en sus crónicas, nos deja las evidencias de esta realidad.

Algunas publicaciones de Domingo, año 2002.

La obra de Domingo, la vivida y la que está escribiendo, adquiere ante mis ojos un valor sociológico, pedagógico y filosófico, es una invitación a preguntarnos si queremos seguir cultivando el centralismo en el modo de valorar los hechos cotidianos, si queremos insistir y romper con el monopolio de los nombres y grandes apellidos, controlando las decisiones sobre qué hacer o no con los recursos colectivos.

Domingo nos invita a un viaje hacia la raíz de nuestras diferencias e inequidades, para encontrar la equidad y ser una sociedad que ha logrado reparar el daño causado por practicar valores que solo beneficiaron a un grupo de personas y dejaron en el desamparo a otros. Domingo nos invita a hacernos la pregunta ¿queremos solidaridad o justicia?, y luego ¿qué justicia y con qué leyes, quiénes escriben las leyes y que jueces deciden?.

Domingo está en pleno proceso de transcripción de su libro de Crónicas (del papel al computador), este artículo que escribo mientras lo leo, es un gesto de reconocimiento y divulgación del trabajo que él hace en silencio, Domingo tiene ya sus años y la vida que le ha tocado deja sus huellas, ayer fue su cumpleaños, lo celebro con esta nota.

Sigo leyéndolo, y pienso que este libro de mi amigo Domingo es una investigación sobre la memoria de su entorno, del mio y de mucha gente, de muchos de los que somos sobrevivientes, desde antes del covid19.

Domingo se aventura en la escritura de realidades adversas, magia, aprendizajes, resiliencia de personas que vivieron en brechas idiomáticas y económicas, pero sobre todo, personas que han salido adelante en la vida con su propio pulso, con su creatividad y buena fe. A estas crónicas, Domingo las ha titulado: Sobre abuela Casta y los últimos bárbaros de la frontera, sigue explorando otros nombres, a mi me gusta este, por eso lo cito.

Este libro denota en su estilo sociolingüístico que Domingo respeta el habla de una época y grupo social, ha comprendido la existencia de personas que vivieron los años aciagos, cuando sus vidas no tenían valor, eran moneda de cambio entre una hacienda y otra, entre un bando político y otro, soldados para una y otra guerra, etc. no había derechos humanos para estas personas, porque la cadena de valores de aquellos años, como diría el filósofo que más leí en mi adolescencia, cuando me daban crisis de asma y estaba en el hospital enojada por haber esperado horas para que me den un nebulizador o me habiliten una camilla, este filósofo me ayudaba a reflexionar mi realidad y la de quienes hacíamos cola en el hospital, y mi madre aguantaba con hidalguía la desidia del sistema, me refiero a Friedrich Nietzsche en su Genealogía de la moral. 

Domingo amplía esta genealogía, nos invita a una acción desde el reconocimiento mutuo, como diría el filósofo Honneth en su libro: La lucha por el reconocimiento, una gramática moral de los conflictos sociales. La vida y obra de Domingo son esa gramática del diálogo, un llamado a la conciencia humana, más allá de las clases sociales y étnicas, una invitación a superar los conflictos éticos.

Domingo desde sus crónicas denuncia lo necesario para mirar de frente los errores y asumir responsabilidades históricas, para subsanarlas y resarcir los daños, en una de sus crónicas escribe Domingo: “los patrones que explotaron a mi madre y padre, a mis familiares, era natural para ellos comportarse así, su día a día era explotar al bárbaro, así nos decían, ellos creían que dar techo y comida era señal de ser buena gente, no darle salario, ni trato humano, era parte del modus operandi y modus vivendi de la alta sociedad de hacienda. ” yo ahora me pregunto: ¿es suficiente ser buena gente?.

Domingo escribe y deja una evidencia de esta genealogía de la moral de hacienda:

                   «Una noche, en la estancia El Guapasal se reunió alrededor de una fogata un grupo del             personal que cuidaba el ganado, mientras que los dueños de las mil cabezas de ganado vivían en la capital, disfrutando del poder político y económico, aunque algunas veces sus nombres se escuchaban por la radio, las noticias los vinculaban con hechos de corrupción; sin embargo, los mozos ingenuos creían que sus patrones tenían muchos enemigos. A su turno, la abuela Ramona, sin tierra, expresó: «De repente nomás ese patrón se hace bien rico ñarpeando (hurtar) ese ‘dorare’ (dólares) verde como hoja de macororó (planta medicinal)». La fogata seguía ardiendo, el sonido nocturno creaba emociones descabelladas en la tropa de nietos de diferentes edades.»

Este libro de Domingo es resultado del ejercicio de transcribir la memoria oral, los recuerdos desperdigados en el tiempo y espacio, las imágenes recuperadas entre una casa y otra, entre una anécdota del vecino vivo, del sobreviviente, del amigo muerto que vive en los rincones del recordis y al que lloras cuando vas a dejarle flores al cementerio, porque sabes perfectamente que no se murió, ¡lo mataron!, el sistema y su brutalidad.

Este es un libro que el promotor cultural y facilitador de aprendizajes y oficios, Domingo Ábrego Faldin nos trae para no olvidar que la historia de cada ser vivo trasciende cuando decidimos en una acto generoso y de compromiso, dedicar nuestras horas de vida a contarla desde las palabras hilvanadas entre el dolor y el coraje, poco a poco, con cariño, Domingo tiene la valentía de legarnos la historia de muchos habitantes que viven tierra adentro, y quedaron en la orfandad con 2, 3, 5 años de vida, que actualmente sigue vivos, sobreviven, gracias a su propia resiliencia y voluntad de vivir.

Domingo expresa en una de sus páginas:

                  «…Se menciona a los originarios como “bárbaros”, por que con este nombre los lugareños han     trasmitido de generación en generación el suceso, no es despectivo ni ofensivo a la comunidad. En El Tuna, actualmente vive un bárbaro que fue recogido en la frontera de Bolivia con Paraguay, zona La Salina, estaba abandonado con su hermanita, eran niños de 2 y 3 años. Al pasar por esa región, de venida a Bolivia, la familia de Amalio Bobadilla los adoptó, la niña falleció de tanto llorar y Manuel, el niño de entonces, vive aún en El Tuna, es uno más de la comunidad, tiene unos 48 años, estudió la primaria, su profesor fue Milton Net, sabe leer y escribir y afirmó: “Me siento boliviano, respeto a grandes y chicos”. Al contar los comunitarios estos sucesos de los bárbaros con cariño y picardía propios de la región, dicen: “Este bárbaro es uno de los que mató a mucha gente, para sobrevivir”, luego se escucha reír a todos. Manuel también se ríe y dice “Fueron otros, yo no había nacido, yo estaba en camino, mi alma no habìa nacido”. Son sucesos que cada comunidad vive y de los cuales aprenden todos, en El Tuna siempre ha sido muy significativo recordar estas historias…»

Gracias Domingo, por tu compromiso y coraje, para escribir la OTRA HISTORIA desde tu magna memoria.

Estamos haciendo las gestiones necesarias para publicar la obra y vida de un sobreviviente de la desidia y el “buenagentismo de las sociedades de hacienda”.

Larga vida a los hombres y mujeres sobrevivientes como Domingo. 

La foto principal de este post es Domingo con su esposa y sus hermanas, año 2022.

Tecnologías de subjetivación y subalternidad en la novela CoyhaiQueer 

Un estudio de la gestora cultural, docente y poeta Margarita Bustos

Palabras clave: teoría queer, discriminación, lesbianismo, subalternidad, disidencias sexuales, escrituras, lesbofeminismo, sexualidad.

Resumen: La novela Coyhaiqueer instala los nudos del ser gay, lesbiana, queer en un territorio al sur del sur, lejos de la urbe capitalina y durante la dictadura militar en Chile. Tornarse visible y contestatario/a/e, siendo fiel así mismo/a/e en una provincia cuyas violencias geográficas, climáticas y de aislamiento se unen a las violencias simbólicas, de silenciamientos/mordazas sobre los cuerpos y sujetos identificados como subalternos, disidentes, raros, queer. Esta auto-ficción de la escritora Ivonne Coñuecar (coyhaiquina) visibiliza las disidencias sexuales en lengua sur y cómo operan las tecnologías de subjetivación y subalternidad en estas latitudes.

Introducción: Coyhaiqueer, cuerpo, territorio y deseos disidentes:

La escritura comprendida como ejercicio de poder, debe ser mirada y decodificada también desde la diferencia sexual, ya que como lo explica Jean Franco nuestras posibilidades del decir(nos) como sujeto(s) requieren de una serie de mecanismos para descorrer las mordazas, poder acceder a ser escuchadas/leídas por quienes han hablado por nosotras siglo tras siglo, un sistema falogocéntrico que estructura el Logos remarcando la desigualdad y la diferencia sexo-genérica hacia el lugar de lo femenino desde la falta (carencia), por ello debemos descentrar el lenguaje, escribiendo a partir de los bordes con una lengua sur decolonialista, en un ejercicio consciente, intentando darle voz a aquellos sujetos que han estado en el lugar de lo innombrado, como ocurre con las identidades lésbicas,  devenires queer en la performatividad del género.

Ivonne Coñuecar, autora de la novela Coyhaiqueer, relato situado en la década de los ’80 y ’90 en Coyhaique (sólo un par de capítulos se ubican fuera, en Santiago y Valdivia) Nació en 1980, vivió su infancia y adolescencia en esta provincia junto a amigos que inspiraron a los cuatro protagonistas: Elena, Jota, Oscar y Mateo, corporalidades en fuga, marcados por la diferencia de sus deseos, de sus ideas políticas, de las fiestas con música anglo pop, new wave y la experimentación adolescente en un espacio viciado por los silencios, el vigilar y castigar instalado en cada una de sus calles y el viento patagón, catabático a veces, anabático otras, persecutor en la heteronormatividad y su panóptico asociado a la familia, la educación y el Estado (dictadura militar pinochetista). La autora nos dice: “Constantemente me pregunto qué es una mujer, considerando los diversos lugares de referencia que me convocan: como migrante, como mapuche, como escritora, como lesbiana, como patagona, todos lugares con significaciones que no puedo jerarquizar; constitutivos, ninguno menor, todos amplios, complejos, en diálogo y disputa, de límites porosos, de resistencia y lucha. (Coñuecar, 2018)

Las teorías queer intentan cambiar el sentido de la injuria, desestabilizar aquellas identidades sexo-genéricas representadas, vistas, instaladas como fijas y subalternizadas a los mandatos de un sistema heteronormativo que rige los cuerpos y sus deseos en pos de la productividad y reproductividad, que desde el siglo XVIII idea y mantiene la policía de las familias en asociación con el Estado, el Sistema Educativo y la Religión, desplazando al espacio (imaginarios) de lo abyecto a todo sujeto/a que modifique o desestabilice estas prácticas y deseos, traspasando la sexo-afectividad de las fronteras aceptadas socialmente. En cambio las identidades queer asumen las marcas (precio) de la transgresión: discriminación, estigmatización social, vulneración sistematizada de derechos.

La protagonista de la novela, Elena nos hablará de los temas tabú en la sociedad chilensis de los años ochenta y noventa, y que aún hoy continúan como temas a susurrar bajo una serie de prejuicios, tales como: el VIH, el exilio, la militarización de la Patagonia, el suicidio, el mundo homosexual y lésbico, la experimentación adolescente con las drogas, el clasismo, el desarraigo impuesto por un país centralista y de loca geografía. Y desde esta territorialidad corporal/Coyhaiqueer experimentará no sólo los primeros deseos, también los primeros rechazos, castigos y persecuciones públicas, en ausencia de referentes bajo una Educación castradora del erotismo, alejadísima de las demandas actuales por una educación sexual integral. Para Elena, el mundo de Jota y sus fiestas rebelarán que son posibles otras prácticas, construir otros imaginarios, aunque siempre en la noche, al margen. Deconstruir las exclusiones (vulneración de derechos) que aún dos décadas después siguen operando cotidianamente en Coyhaique, Arica, Santiago, que traman dentro de una novela (ficción) y fuera de ésta en las calles, una esquina, parque, espacio laboral obedece a que intentemos repensar el binarismo sexo-genérico y las violencias que lo sostienen. En Testo Yonqui, Paul B. Preciado señala que: “No hay dos sexos, sino una multiplicidad de configuraciones genéticas, hormonales, cromosómicas, genitales, sexuales y sensuales. No hay verdad del género, de lo masculino y de lo femenino, fuera de un conjunto de ficciones culturales normativas”. (Preciado, 2008:183)

Si los padres, las madres, o los/as profesores/as, vecinos/as cuestionaran la heterosexualidad obligatoria y las relaciones de producción capitalista asociadas a ésta a partir de la teoría queer, en la novela tal vez Oscar no se hubiese suicidado por tanta homofobia y el estigma de portar VIH, Jota no tendría que abandonarlo todo en el desarraigo más feroz impuesto por los coyhaiquinos que lo discriminaban por tener SIDA (en esa época se hablaba de contagio, hoy se comprende el VIH desde la transmisión de un virus), Elena tampoco hubiera huido con tal rapidez hacia Valdivia, o quizás sí, pero anhelaría regresar. El año 2019 las cifras de suicidio en la XI Región no serían una de las más altas del país junto a los casos de suicidio por bulling homo y transfóbico en la Región de O´Higgins.

En el último capítulo de la novela Coyhaiqueer, la narradora protagonista nos dice:

“La llamamos la capital, Macondo, Ítaca, Twin Peaks, Coyhaiqueer. Nos quedamos con este último nombre, nos enorgullecíamos de nuestras  diferencias. No sería nunca más un lugar silencioso donde ocurriera la vida a escondidas, armando y desarmando como un rubik, hasta dar con el color que encajara…”[…] “Había días en que el tiempo se detenía, íbamos a la Piedra del Indio, y si no hubiera sido porque el río seguía su curso, hubiéramos pensado que nos habíamos muerto o que estábamos congelados. Era tan fácil estar muerto o congelado en el fin del mundo. Intentábamos decir asuntos que solo con los ojos se podían decir, aprendimos a sostener el silencio, sobre todo cuando estábamos en la   Piedra del Indio, tan cerca de resbalar y despedirnos. El viento llegaba con tal intensidad que apenas nos escuchábamos Seríamos infinitos y jóvenes, bailando borrachos recorriendo las madrugadas, preguntando dónde seguimos; mirando amaneceres en los miradores con los ojos adoloridos y   riendo por cualquier cosa. Ese lugar que llamábamos ciudad porque queríamos que fuera una ciudad, y deseábamos crecer sin crecer, y sentir que habría alguien para atajarnos, y alguien en casa cuando decidiéramos regresar. Y hubo tantos ojos que aprendimos a mirarnos hacia adentro, entonces yo supe y me atreví a desear a una chica. Marqué mi posición. Marcamos nuestras posiciones (…)” (p. 136)

 Tecnologías de subjetivación y subalternidad en la novela CoyhaiQueer:

 Comprender la literatura como una articulación de significantes al servicio de la producción de sentidos para diferentes lectores/as – con una palabra que asume modalidades discursivas- que por una parte intentan desenmascarar las representaciones canónicas, recuperar la ausencia de quienes históricamente han sido/estado omitidos (al menos en la literatura nacional) o los personajes cuyos deseos homoeróticos fueron representados sólo desde el mundo delictual, o en la marginalidad de territorios periféricos (Cárcel de Mujeres de María Carolina Geel, El lugar sin límites de José Donoso, Tengo Miedo Torero de Pedro Lemebel, entre otros). Voces soterradas bajo tecnologías (dispositivos) discursivas y por ende de representación/acción que se (des)articulan en entramados de subjetivación individuales y colectivos. Ivonne Coñuecar construye a través de la diégesis un mundo literario cuyas reglas narrativas en este caso se ambientan en un tipo de mundo cotidiano, empleando una narradora protagonista (Elena) que a veces aparenta adquirir una focalización interna de narradora testigo, pero que vuelve constantemente a relatar y recordar (raccontos, flash back, elipsis) los acontecimientos de su vida, y las de Jota, Oscar, Mateo junto a sus respectivas familias. Los acontecimientos se centran en una historia que posibilita a los sujetos silenciados o excluidos de la historia oficial, acceder a los universos de los representados (imaginados), salir de la marginalización y generar un discurso desde la subalternidad rebelde, cuyas insurrecciones son completadas por un lector/a activo/a que imagina cómo continuarán las vidas de quienes escaparon de Coyhaiqueer y/o sobrevivieron a la infancia/adolescencia en dictadura cívico militar y dictadura heteropatriarcal. A través de los catorce capítulos que conforman la novela observamos diferentes situaciones de subalteridad políti­ca y social, con decisiones cruciales para que los personajes sean fieles o no a sus disidencias sexuales, a los pactos de la amistad y los secretos exacerbados por los ojos vigilantes y castradores de un sistema/territorio. Asistimos entonces, a un marco de lectura que va a determinar que los personajes y sus acciones se centren en ese yo-nosotros y que, en tanto lectores- receptores, debamos asumir a ese yo individual o colectivo desde la (auto)identificación, negacionismo e interpelándoles a través de las páginas.

“A los padres les incomodaba lo que no era dicho, tanto como a nosotros lo que no nos decían. Pensar en la homosexualidad era simplemente descabellado. A los únicos que se les permitían tales comportamientos, con abierto y declarado desprecio, era a los peluqueros, que linda, que la tintura, que los visos, que el brushing. Y si alguien confesaba la vergüenza era insostenible, llamaban al psiquiatra, al cura o los enviaban a vivir fuera, una beca moralista, cualquier cosa para esconder el proyecto fallido, porque se volvería contagioso y mortal, que había una operación que decía alguien, y otro, que la fe mueve montañas. No había familias ni padres que entendieran, simplemente éramos la mosca que caía en la sopa y no había devolución. Nosotros nos atrevimos, no lo planeamos. Si me gustaba alguna chica, miraba.” (p.23)

“Nos enamorábamos cada noche que salíamos, uno y dos chicos en cada paseo de la ciudad, en las vacaciones jugábamos cuando regresaban los universitarios, cuando llegaban los turistas. Nos enamorábamos y nos olvidábamos de los nombres, algo solo de nosotros (…) Deseábamos besar, para dejar de sentir sed entre tanta montaña y viento, para calmar la angustia porque comenzamos a tener una cuenta regresiva, porque no podíamos vivir ahí”. (p.25)

Observamos la tematización de otras formas de subalteridad, ya sea desde la perspectiva de reivindicación de esas voces, o sólo desde la denuncia. Sujetos sociales, poseedores de una carga contestataria, Jota y su desenfado diurno y nocturno por las calles de Coyhaique, Elena y sus miradas deseantes dentro y fuera del Colegio de chicas, se hicieron escuchar desde el espacio subalterno en el que habían permanecido oprimidos y señalados.

Si como afirma Preciado, citando a Monique Wittig, la heterosexualidad es ante todo, un concepto económico que designa una posición específica en el seno de las relaciones de producción y de intercambio como transformación en plusvalía de los servicios sexuales, de reproducción, cuidado de los/as hijos/as realizados por las mujeres y no asalariados históricamente (Preciado, 2008: 95). Entonces, efectivamente, la heterosexualidad, merced al desarrollo capitalista está llamada a convertirse en una estética farmacopornográfica entre otras (Preciado, 2008: 98).

Según este razonamiento, Wittig concluye, en su polémico e influyente “No se nace mujer” (1981:31) que la disidencia del régimen heterosexual puesta en marcha por las lesbianas, representa la ocupación de una posición de sujeto que escapa tanto a la dominación heterosexista como a las categorías de sexo que definen las fronteras de las categorías sexuales y de género. En su ensayo El pensamiento heterosexual, en fuga ante la heterosexualidad obligatoria y a  la dominación masculina, la identidad lésbica se sitúa más allá, desde este punto de vista para ella, las lesbianas no son mujeres, desestabilizan y se encuentran fuera de esta categoría, “pues el sujeto designado (lesbiana) no es una mujer ni económica, ni políticamente, ni ideológicamente”. (Wittig, 1981:44)

De esta forma, Wittig desafió al feminismo tradicional, al poner en práctica una desnaturalización radical de las categorías sexuales. Desnaturalización que profundiza en la línea de las reflexiones de Beauvoir, que plantean una crítica de la heterosexualidad en tanto régimen político. Podemos señalarla entonces como la primera variación queer de la obra pionera de Beauvoir, no se nace mujer, ni hay que llegar a serlo.

La noción de identidad se constituye siempre en campo tensional abordándose en relación al poder y comprendiéndole desde una perspectiva interseccional. Identidad y diferencia se conjugan en concretas condiciones de enunciación socio-histórica:

“Al morir Tomás, Jota quedó solo y con una gran herencia que era lo que interesaba para el chisme (…) Se sabía que era desviado, maricón, cola, que a algunos les quedaba mejor pronunciar eso que decir homosexual. Al pronunciar homosexual se tomaba conciencia de algo que no querían conocer. No se hablaba del tema, se sentían insultados cuando Jota les enrostraba su hipocresía, porque sabía que no se trataba tanto de su condición sexual, sino que les daba curiosidad la herencia, entonces todos los tonos se calmaban, y nuevamente se contaba la tragedia. Pobre chico decían, tan solo que quedó.

(…) Oscar quiso parecerse a Jota, había visto en él la libertad y quiso tocarla. Quiso ser él, quería estar en él y se atrevió. Se atrevió a todo con Jota, a que lo hiera, a perder el miedo, a exponerse, a que los apuntaran con el dedo, a que se rieran porque eran afeminados. De pronto Coyhaique se volvía un lugar cómodo porque había algo en la música y algo en el tiempo que pasábamos juntos. Incomodábamos esa era la mejor parte.” (p. 35-36)

Desde una de las epistemologías queer para combatir la carga del sistema binario, y todos sus efectos de exclusión, Judith Butler nos invita a apostar por la difusión y las estrategias de visibilidad de las disidencias, ello en relación a los ideales que regulan la producción de los cuerpos. No le importa mucho el privilegio de un punto particular de resistencia al sistema heteronormativo (como la construcción de “la lesbiana” en la obra de M. Wittig) Observamos e interactuamos con subjetividades que reclaman, que se posicionan desde sus cuerpos, deseos y géneros (Butler, 2001: 41). Ese punto de partida lugar no es otro que el cuerpo sexuado, considerado en su más “estricta” materialidad. Así pues, para Butler, es necesario cuestionar, además: cómo y por qué la materialidad se ha convertido en un signo de irreductibilidad, esto es, cómo es que la materialidad del sexo se entiende como portadora de construcciones culturales y, por consiguiente, no puede ser una construcción (Butler, 2002: 54)

Al visibilizar las disidencias sexuales y de género, asumir/vivenciar espacios de fuga a través de la materialidad de estos cuerpos en los diferentes espacios cotidianos, reviste inmediatas reacciones violentas (a mayor visibilidad de los grupos históricamente excluidos mayores son las estrategias de control y docilización para “retornar al orden”) discriminación social, generando victimización al negar igualdad de oportunidades, derechos civiles en los diferentes espacios (laborales, educativos, comunitarios, etc.)

“Suicidarse era un ejercicio que a nadie extrañaba, con los años se había convertido en una de las formas más probables de morir en la Patagonia. Para escapar rápidamente de esos cerros, de esa mirada perdida, del trance del viento, de la ausencia y del aislamiento, como si ya no fuera suficiente vivir en el fin del mundo, éramos el orgulloso fin del mundo” (p. 23).

Ante la búsqueda y anhelo de cómo se visibilizan las disidencias sexuales en lengua Sur, comprendiéndolo desde una perspectiva geopolítica decolonialista, y por supuesto aludiendo al espacio geográfico patagónico de la novela Coyhaiqueer, pienso también en el trabajo de Valeria Flores, La intimidad del procedimiento. Escritura, lesbiana, sur como prácticas de sí (2016) donde nos sitúa en la sospecha y la escritura como metodología para investigar quiénes fuimos y quiénes somos, comprendiendo el gesto del lenguaje sobre un soporte como el proceso de (de)construcción del yo y sus imaginarios sociales/culturales. Insta a despojarnos de las certezas, ya que al pensar (nos) lesbianas nos encaminamos a los balbuceos de un lenguaje que se encuentra distante (entendiéndolo desde una perspectiva falogocentrista) por lo tanto, se debe sospechar de éste, de nuestra lengua materna mestiza heredada de una historia colonialista. Nos invita a intentar desarmar los automatismos del cuerpo, las geografías deseantes habituales, ir más allá de la politización de la identidad sexual para serpentear en la díscola lengua lesbiana como estrategia de subversión a la lengua recta y viril dominante. Comprender la escritura, sus gestos y prácticas como una operación pragmática del pensar y el hacer(nos) por medio de una gramática del sentir desde el sur.

Reflexiones finales:

          A través de la novela Coyhaiqueer accedemos a la representación de identidades que cuestionan al sistema hetero y cisnormativo por medio de tecnologías de subjetivación y subalternidad en rebeldía desde las geografías del deseo, personajes que accedan a fragmentos de voces y corporalidades cuestionando las violencias heteropatriarcales y del binarismo de género, empleando metodologías para hablar desde el trauma, decisiones de Elena, Jota, Oscar, Mateo, Mariana, que espejean, desaparecen, se fugan hacia las décadas siguientes, hacia otras latitudes de nuestro territorio y sus locas geografías. Entran en diálogo con las demandas actuales ante una sociedad homo, lesbo, transfóbica, por ejemplo en Chile el 09 de julio se conmemora el día de la visibilidad lésbica, donde se exige justicia para Mónica Briones, asesinada en 1984 (crimen lesbofóbico aún impune) a metros de Plaza Italia, centro neurálgico de marchas y reivindicaciones sociales en Santiago de Chile, para Nicole Saavedra (golpeada, violada y asesinada en 2016) y varias otras compañeras lesbianas, golpeadas o asesinadas porque en su expresión de género camiona se les notaba la disidencia. El que tenga que existir un día contra la homo, lesbo, transfobia el 31 de mayo o que salgamos a marchar y recordar las violaciones sistemáticas a los derechos humanos LGBTIQ+ en el mes del Orgullo gay.

          Movilizar el mapa y nuestras actuancias en los territorios sociales, geográficos y corporales que nos habitan. Siempre en diálogo con el contexto socio histórico actual, en este caso la derechización y el conservadurismo en América Latina. La escritura como un ejercicio subversivo que posibilita construir(se) en una experimentación con las palabras y sus representaciones, darle voz a aquellas identidades que han estado en el lugar de innombrado o en las fronteras del decir.

La poeta, narradora y socióloga Ivonne Coñuecar no sólo ha generado una auto-ficción, ha puesto el hablar, el cuerpo y sus performatividades en la escritura confiando en “Ensayar la construcción lesbiana como potencia poético-política de una fuerza antagonista en el marco del capitalismo cognitivo actual, con las complejidades y tensiones que plantean las múltiples filiaciones de clase, racial, geopolítica, etaria, capacitista, generacional, y que marcan encrucijadas a resolver situadamente.” (Flores, 2016: p.241).

          Los dispositivos queer operan en sus montajes y desmontajes movilizando las categorías sexo-genéricas, poniéndolas en abismo sus hablas y las corporalidades de quienes comprenden la performatividad como subversión de las tecnologías del yo; relaciones de poder entre los individuos que, además, vinculan los elementos de verdad, los juegos de verdad como elementos agentes y gestantes de la realidad para comprender las tecnologías de subjetivación y subalternidad.

Bibliografía:

Butler, Judith (2001). El género en disputa. El feminismo y la subversión de la identidad. Barcelona: Paidós

Butler, Judith (2002) Cuerpos que importan, sobre los límites materiales y discursivos del “sexo”, trad. Alcira Bixio. Barcelona: Paidós

Coñuecar, Ivonne (2018) Coyhaiqueer. Santiago: Ñire negro Ediciones,

Coñuecar, Ivonne “8M: Inevitable e inextinguible” El Desconcierto (diario online: https://www.eldesconcierto.cl/2019/03/17/8m-inevitable-e-inextinguible/)

Flores, Valeria. “La intimidad del procedimiento. Escritura, lesbiana, sur como prácticas de sí”.  Badebec, Volumen 6 N°11 (2016): 230-249

Preciado, Beatriz (2008) Testo Yonqui. Madrid: Espasa Calpe.

Wittig, Mónique “No se nace mujer”, El pensamiento heterosexual y otros ensayos. Feminist Issues 1, N°2, invierno (1981): 31-44

La autora de este estudio: Margarita Bustos Castillo es docente, poeta y gestora cultural. Diplomada en escritura creativa en la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso. Egresada del Magíster en Género y Estudios Culturales de la Universidad de Chile. Algunos de sus poemas han sido publicados en las Revistas: Buenos Aires Poetry, La Primera Vértebra, Liberoamérica, Mal de ojo, Trilce, Valpoesía. Cine y Literatura. Ha participado en Encuentros literarios nacionales e internacionales en Perú, Bolivia, Argentina, Ecuador y Uruguay. Imparte talleres literarios de escritura creativa, poesía y memoria. Además artículos de crítica literaria y reseñas sobre poesía chilena y latinoamericana contemporánea se pueden encontrar en Revista Trece mirlos, Letras mysite, Mal de ojo, entre otras. Es miembro de la Academia Gloriense de Letras (Sergipe, Brasil). Forma parte del equipo organizador del Encuentro Poético Internacional Pájaros Errantes. Co-directora del Ciclo de Literatura de mujeres: Versadas. Organizadora del encuentro Poético Musical: Colusión Poética y La Ciudad de las mujeres Traducida parcialmente al rumano y portugués.

Libros Publicados 
“Maldigo el paraíso de tu abandono” (Editorial Puerto Alegre, Valparaíso 2011) 
“Eros en la Lengua” (Punto de Luz ediciones, Rancagua 2015) 
“Existencial (es)” (Marciano Ediciones, Santiago, 2017)
“Desde la herida” (Signo Editorial, Santiago, 2022)

Trincheras de aprendizaje

El ciclo de conversatorios y conferencias denominado Trincheras de aprendizaje que verán en nuestro canal de youtube, fue organizado junto a la plataforma educativa Minkedu, con quienes realizamos un ciclo de 9 conversatorios sobre las diversas didácticas y recursos educativos que ofrece la Pedagogía profes fuera de la caja, creada por la investigadora y poeta Claudia Vaca.

Se invitó a profesores y profesoras que han experimentado la pedagogía en sus procesos de enseñanza y educación tanto en el sistema educativo escolar como fuera del sistema, en centros culturales, proyectos educativos en barrios y lugares diversos de Latinoamérica.

Esta iniciativa de las trincheras salió primero como un artículo que escribió Claudia Vaca y se publicó en el periódico El Deber, el mismo hacía referencia a la urgencia de atrincherarnos en los hogares, centros culturales, barrios, de cada rincón de Bolivia y Latinoamérica, para repensar la educación, repensar nuestros hábitos y encontrarnos en el eje de nuestro ser creativo por excelencia, para generar la poesis necesaria, la poÉtica educativa que nos permita superar la adversidad histórica que como humanidad hemos experimentado.

En este primer conversatorio estuvieron las fundadoras del proyecto Claudia Vaca y Daniela Bolívar, con la fotógrafa e ingeniera Valentina Bacherer, co autora del manual didáctico Profes fuera de la caja, editado por el grupo Editorial La Hoguera el 2019, donde lo pueden adquirir en Bolivia y también desde nuestra plataforma web.

Dicho manual se publicó después de 2 años de validación, mediante ciclo de talleres itinerantes que empezaron en el Museo de Historia de Santa Cruz de la Sierra en Bolivia, y luego en centros culturales y centros educativos, universidades de las ciudades de Santiago de Chile, La Plata en Argentina, Concepción en Chile, Bogotá en Colombia.

Disfruten de las Trincheras de Aprendizaje.

https://www.youtube.com/watch?v=uqeEvT_RqKk
Presentamos un poco más de la Pedagogía profes fuera de la caja en el ciclo de Trincheras de aprendizaje. Los invitamos a conocer: “La educación más allá de la escuela”

Conviértete en profe fuera de la caja

[ux_text text_color=”rgb(0,0,0)”]

Aprender la pedagogía Fuera de la caja implica acercarte a tu mundo interior, explorar tus propias habilidades y sueños de vida, cumplirlos y desde ese lugar de realización, avanzar hacia el lugar de la socialización de tus caminos y decisiones; luego sistematizarlos en un manual o cartilla, que te permitirá releerte a vos mismo en tu proceso.
Si querés conocer esta pedagogía para el siglo XXI, diseñada por la poeta y educadora intercultural, Claudia Vaca escribenos a profesfueradelacaja@gmail.com y coordina tu actualización de software, es decir de paradigmas y formas de entender la educación.
Luego de la pedagogía se creó un manual titulado Profes fuera de la caja, en el cual los co autores son Daniela Bolívar, Valentina Bacherer y Pablo Carbone, profesionales realizados en sus respectivas áreas: artes, diseño, comunicación, emprendedorismo, educación. Podrás también conocerlos y acercarte a sus praxis profesioales, para indagar las tuyas y generar redes de confianza y colaboración.
Luego del manual didáctico, se diseñaron cursos en la plataforma web, cuyo webmáster es el Ingeniero Informático y activista ambiental Eder Santibañez Flores, y la administradora web es la maestra de meditación y entrenadora de mentes, Veranika Lis.
Los cursos los diseñan los diversos invitados y aliados, investigadores en educación, artes, cultura, ciencias, etc. aquí confluyen diversas disciplinas y personas realizadas, que quieren compartir sus caminos, para que salgamos de las cajas con etiquetas y expandamos nuestro potencial creativo.
Entre la pedagogía diseñada por la poeta Claudia Vaca, el manual didáctico escrito por la misma Claudia Vaca, junto a Daniela Bolíviar, Pablo Carbone y Valentina Bacherer, y la plataforma web diseñada por Eder Santibañez y administrada por Veranika Lis, se instalarán diversos software-paradigmas para lograr un conjunto de programas y rutinas que te permitan optimizar tu labor docente en el siglo XXI, para realizar determinadas tareas que esta época de la historia demanda a su población.

[/ux_text]

Transformaciones Culturales

Con la participación de Tomás Peters, Sociólogo y Doctor en Estudios Culturales por el Birkbeck College, University of London. Sus áreas de investigación son sociología del arte y la cultura, estudios culturales e historia y teoría de las políticas culturales en América Latina.

Dialogamos sobre las transformaciones culturales y conceptuales, los desafíos del lenguaje, lor urgentes cambios de hàbitos, paradigmas, para seguir viviendo en el planeta tierra y como sociedad humana. Con quien, abrimos este ciclo 2021 revisando las preguntas que vuelven después de medio siglo a Chile y contrapuntos con Bolivia, Argentina, con Latinoamérica en general. Entre preguntas e indagaciones, sentimos la insistencia de la emergencia social que nos lleva a cuestionar las estructuras de poder y nos interpela a no seguir viviendo como lo hemos hecho hasta ahora.

Esta semana, volvimos a tejer conversaciones en torno a los temas que están latentes dentro de las transformaciones culturales que estamos atravesando. Comenzamos una nueva temporada, hilando hebras sobre las tensiones que están implícitas en el transcurso de estos días, y que compartimos también en los Jasayé que tejimos el año pasado junto a nuestros amigos.

Desde allí, la cuestión de las políticas culturales en América Latina y la necesidad de revolucionar la narración y la lectura de las problemáticas sociales, fue uniendo las hebras de nuestras miradas, en torno a los discursos políticos, las acciones sociales, los lenguajes con los que estamos comunicándonos, e inevitablemente a nuestros derechos de Desarrollo Humano.

Mucho queda latiendo, como siempre en nuestros tejidos, pero sobre todo la invitación a reconstruir y revolucionar nuestras comprensiones del mundo; porque pensar la cultura y la ciudadanía para construir nuevas unidades desde una apertura lingüística, tal vez nos permita reconstruir un nosotros desde la pertenencia a la vida, en nuevas lógicas de sentido que vayan más allá de los ciclos productivos del desarrollo histórico.

Pueden disfrutar de la conversación, una hermosa forma de hospitalidad humana.

Ecosistemas del emprendimiento social para La Vida

En nuestro Jasayé nos reunimos a tejer una conversación en torno al sentido de los “Ecosistemas de Emprendimiento Social” en el contexto latinoamericano, en el que se cruzan múltiples disonancias entre exclusiones, precariedades y desigualdades provocadas por las economías mundiales y sus ritmos destructivos, que han vaciado de energía creativa a los procesos productivos.

Nuestros invitados Daniela Bolívar y Carlos Fernández, compartieron sus frutos de vida, desde los cuales transitamos por preguntas sobre cómo situar la acción social en armonía con la acción económica. Cómo relacionar información, decisión y creación para fortalecer el capital humano. Cómo instalar la dignidad en los emprendimientos sociales.

Seguimos reflexionando frente al irrenunciable desafío de buscar transformaciones socioculturales en nuestra región latinoamericana.

Disfruten de la conversación aquí:

Documentación y sistematización del Patrimonio Musical del Oriente Boliviano con Arturo Molina

En este Jasayé, este canasto de experiencias y conocimientos compartidos con nuestros invitados y con la filósofa Ana María Lara, estuvimos dialogando con el investigador del folklore del oriente boliviano, el músico y gestor cultural Arturo Molina conociendo y reflexionando sobre sus trabajos de resguardo, preservación y documentación de los archivos sonoros y el patrimonio musical cruceño, su actual labor en torno a la construcción de una biblioteca de archivo sonoro.

Desde ya les invito a disfrutar de la letra y música auténtica del oriente boliviano, estas joyitas están en el canal de Youtube  de Arturo Molina.

También están invitados a conocer algunos de sus trabajos de investigación 
Pueden escuchar aquí el diálogo:

Test de memoria oral y uso de TIC